Fintech_home

Fintech, una corriente imparable

FintechHemos hablado mucho del Fintech en Planeta Pagos y sabemos que es una nueva ola que tiene en vilo a muchos bancos (la propia Ana Patricia Botín ha pedido públicamente una regulación igualitaria para bancos y entidades fintech). Pero, ¿tenemos claro qué es el Fintech y cuál es su desarrollo a nivel internacional?

¿Qué es el Fintech?

Fintech es la unión de las palabras inglesas “financial” y “technology” y se refiere a las empresas o proyectos que desarrollan servicios o aplicaciones financieros con un alto componente tecnológico. El campo de acción es muy amplio y puede abarcar desde préstamos entre personas hasta métodos de pago, pasando por transacciones o, sencillamente, gestión de banca online.

Generalmente, las empresas que forman parte del Fintech son startups constituidas por jóvenes emprendedores que son conscientes de las posibilidades del sector financiero en Internet y que saben que los bancos aún están muy lejos de ofrecer servicios que satisfagan a las nuevas generaciones de clientes.

En 2015 ha demostrado ser una de las tendencias más destacadas y promete seguir siéndolo en 2016 si nos fijamos en la cantidad de eventos y lanzamientos previstos para el año que viene.

Fintech en España

Phillippe Gelis

Philippe Gelis

España es un país relativamente rápido en la adopción de nuevas tecnologías y las empresas son conscientes de ellos (de ahí que estemos siempre entre los primeros países a la hora de desplegar tecnologías como Samsung Pay o en el lanzamiento de nuevos productos). No en vano, somos el primer territorio de Europa en cantidad de smartphones y uno de los tres primeros en Internet móvil.

Juan López Carretero, responsable de M&A Digital en BBVA, comenta en el blog de la entidad bancaria que, en general, el sector español ya está presente en muchos verticales fintech y que “en otros países vemos una gran dificultad en retener talento de ingenieros, data scientist, programadores… pero en España tenemos muchas universidades de donde salen graduados bien preparados, aunque quizá con menos opciones que en otros sitios”.

López Carretero opina también que “la banca española no debe arrugarse, no debe tener complejos, porque las instituciones financieras importantes en España son buenas, punteras tecnológicamente, sin embargo no logramos hacer más”, y anima a que la banca se convierta en el germen innovador para el Fintech.

Sea como fuere, el caso es que en España la evolución del Fintech ha llevado por caminos paralelos a los bancos y a las startups, colocando, hoy por hoy, a estas por delante, ya sea por agilidad, tamaño, rapidez o, directamente, un interés más disimulado por la obtención de beneficios.

Podemos encontrar además numerosos ejemplos de empresas fintech que están despuntado y sin duda darán mucho que hablar en los próximos meses. Una de ellas es Kantox, liderada por Philippe Gelis, con 1.500 clientes y una previsión de 2.000 millones de dólares intercambiados en 2015, cuyo negocio se centra en la gestión de divisas para empresas con comisiones menores a las convencionales. Su éxito se refleja en la inversión de 10 millones de euros que hace poco han recibido de Partech Ventures, Idinvest Partners y Cabiedes & Partners.

Otro ejemplo es Coinffeine, que ha desarrollado una plataforma de intercambio de bitcoins y divisas, que además fue la primera empresa del mundo que se constituyó en Bitcoins. Esta empresa aprovecha las ventajas del modelo P2P para evitar aceptar depósitos de bitcoins o de dinero FIAT, no siendo necesario, por tanto, identificar a sus usuarios ni cumplir costosas leyes de blanqueo de capitales en cada país. El éxito de Coinffeine se debe en parte al apoyo recibido de socios bancarios como Bankinter y de la firma legal Abanlex, conocida por ganar el juicio contra Google en el caso del “Derecho al Olvido” en Europa y que respalda la estrategia legal de la compañía en esta operación.

El panorama internacional

Fintech-MexicoFuera de nuestras fronteras el Fintech se muestra imparable también. Países como Reino Unido o EE.UU. se han convertido en zonas muy fértiles para la creación de empresas relacionadas con este sector. De hecho Gran Bretaña ha fijado una ambiciosa hoja de ruta que les lleve a convertirse en líderes fintech de cara al año 2020. Para ello van a invertir cerca de 8.000 millones de dólares en tecnología durante los próximos cuatro años, y esperan crear unos 100.000 puestos de trabajo en alrededor del Fintech.

Latinoamérica es también una región donde el Fintech está desarrollándose muy rápido, con grandes inversiones y la aparición de multitud de iniciativas basadas en la banca entre personas. Sin ir más lejos, la aceleradora NXTP Labs acaba de lanzar su primer programa de aceleración en Fintech esta semana, con 12 compañías seleccionadas de Argentina, Chile, Ecuador y Uruguay, especializadas en Bitcoin, préstamos P2P o plataformas de pagos online, entre otras categorías.

En esta zona, México parece querer llevar la voz cantante y buena muestra de ello es la reciente creación de Fintech México, una organización comercial con 70 miembros que tiene como objetivo avanzar en la inclusión financiera mediante tecnologías que permiten que esta industria sea más fácil, útil y accesible.

Su presidente, Jorge Ortiz, explica que “al ser México un país con una creciente adopción digital esta organización busca apoyar, promover y brindar crecimiento al sector de tecnología financiera en México”.

La organización ha establecido cinco comités para abordar la investigación en educación, tecnología, la regulación y la creación de redes, y ha para ello ha reunido una combinación de nuevas empresas fintech locales con grandes compañías internacionales como MasterCard, Swift o Microsoft.

Por todo ello, parece que claro que estamos ante una corriente imparable que ha puesto en alerta a los principales bancos del mundo, que se han lanzado a una carrera para la que no han entrenado demasiado. Los resultados no tardarán en verse, aunque como siempre será necesaria la participación de los usuarios, ya que si ellos no se lo creen, difícilmente este sector podrá desplegar todo su potencial.

De pequeño me confundieron con un niño prodigio, pero una vez subsanado el error, me dedico al Periodismo, que es mejor que trabajar. Especializado en tecnología, finanzas y comunicación corporativa.
Sin comentarios

Responder

*

*