Amazon_dest

Cuidado con Amazon

Amazon es, según Wikipedia, una compañía estadounidense de comercio electrónico y servicios de computación en la nube a todos los niveles con sede en Seattle, Washington. Su lema es and you’re done (en español, asgo así como “ya estás listo”). Fue una de las primeras grandes compañías en vender bienes a través de Internet. Amazon también posee Alexa Internet, a9.com, Shopbop, Kongregate, Internet Movie Database (IMDb), Zappos.com, DPreview.com, The Washington Post y Twitch.

Visto así queda claro que el de Jeff Bezos es todo un imperio, sin embargo la descripción se nos antoja un poco limitada. Amazon hoy por hoy es mucho más, sus fronteras se han expandido tanto que es difícil encontrar una descripción que abarque todo su negocio, y durante los últimos años le han salido tantos brazos que resulta complicado saber dónde los pone. Y eso sin tener en cuenta la cantidad de globos sonda que ha lanzado y que, seguramente, terminarán fructificando de alguna manera.

Mucho más allá del eCommerce

No creo que nadie dude de que Amazon es la plataforma líder a la hora de comprar casi cualquier producto online. Su catálogo es tan amplio (unos 45 millones de productos) y su servicio de entregas se ha perfeccionado tanto que en muchos de los casos es posible tener la compra al día siguiente (en Estados Unidos están ya probando el servicio de entrega en el mismo día). Además, los precios son tremendamente competitivos.

Amazon-ropaPero es que, por paradójico que parezca, puede que el del eCommerce pase a ser simplemente un negocio más dentro del gigante de la distribución. Por ejemplo, se acaba de saber que está en negociaciones con NBC Universal y CBS para lanzar su propio servicio de televisión online de pago. Amazon ya cuenta con su propio servicio de vídeo bajo demanda que compite con Netflix, pero este nuevo servicio estaría enfocado a crear una nueva fórmula para competir con los servicios de televisión de compañías como AT&T o Comcast.

Por otro lado, y según ha dado a entender Jeff Yurcisin, vicepresidente del área de Clothing de la compañía, tras el éxito conseguido con sus propios eReaders y tabletas, ahora estarían pensando en lanzar una marca de ropa propia. Según el directivo “algunas marcas han decidido dejar de venderse con nosotros, pero nuestros clientes aún quieren productos como esos y ahí hemos visto una oportunidad”. Cabe recordar los enormes esfuerzos realizados por la empresa para lanzar Amazon Fashion, intentando convencer a grandes marcas para que tuvieran sus productos en la plataforma. Sin embargo, y a pesar de los más de 40 millones de usuarios que compran ropa en ella, parece que no termina de calar porque cuando uno piensa en comprar nuevas prendas, Amazon no es la primera opción que se le ocurre.

Incursión en los pagos

Más allá aún de todos estos experimentos, la compañía de Bezos ya puso en marcha hace un par de años su rama de Amazon Payment, su propia plataforma de pagos con la que cualquier cliente de la tienda online puede pagar utilizando la tarjeta de crédito vinculada a su cuenta de usuario. Según la propia empresa dice en su web, el servicio Login y Pagar con Amazon sirve para pagar de “una forma rápida, sencilla y segura” en Internet y mediante dispositivos móviles.

Ellos mismos explican que “la información de envío y pago se almacena de manera segura en tu cuenta de Amazon Payments y puedes acceder a ella para pagar en las páginas web y aplicaciones en las que te encanta comprar”. De esta forma, y de una manera similar a la que utiliza PayPal, es posible pagar en cualquier web que admita este servicio.

El procedimiento no podían haberlo hecho más sencillo, ya que si alguna vez se ha realizado una compra en Amazon, se puede utilizar la dirección de email y contraseña de la cuenta para crear una en Amazon Payments. Y como ellos mismos dicen: “cuando pagues con Amazon Payments, estarás cubierto por las condiciones de la Garantía de la A a la Z de Amazon. No compartiremos la información de tus métodos de pago y disfrutarás del mismo plan de protección del comprador disponible en Amazon”.

¿Y quiénes son los vendedores que permiten pagar con este sistema en sus webs? Pues no muchos, la verdad, y todos en Estados Unidos o Reino Unido, algo sintomático si pensamos que este servicio lleva en marcha desde finales de 2013. Pero Roma no se construyó en un día y si por algo se caracteriza Amazon es por la perseverancia, de ahí que seguramente termine siendo un medio de pago más en los próximos años.

También alimentación

Pero puede que el servicio que más ampollas ha levantado haya sido el de la tienda de alimentación, lanzada en España a finales de septiembre con 10.000 productos, a los que se han ido añadiendo más de 6.000 en el último mes, procedentes de más de 140 productores nacionales, que apuestan por Amazon como su canal de ventas online para iniciar la venta de sus productos a los mercados internacionales.

Amazon-alimentacionEl gigante del comercio electrónico ha entrado así con fuerza en el mundo de la alimentación, desafiando a la gran distribución española, con una plataforma en la que los clientes pueden llenar la despensa en cualquier momento y desde cualquier lugar, añadiendo a la cesta su marca favorita de leche, pasta, bebida o detergente y recibir sus pedidos en 24 horas.

En estas semanas, los sectores de la tienda de alimentación que más productos han subido son los aceites, vinos y embutidos, además de haber detectado un incremento en los productos gourmet españoles de alta gama.

El director general de Amazon.es, François Nuyts, explica que ofrecen a las pymes españolas “una manera fácil de darse a conocer internacionalmente y exportar. Ponemos a su disposición nuestra tecnología y capacidad logística y los ofrecemos un alcance global”. Y añade que “la gastronomía española cuenta con una impecable reputación internacional y eso contribuye a que haya millones de consumidores en todo el mundo interesados en los productos ‘made in Spain’. Hemos comprobado que existen muchas pequeñas empresas españolas con ganas de aprovechar este contexto y las ventajas del comercio electrónico para hacer crecer su negocio”.

Con todo esto presente, lo que está claro es que las ambiciones de Amazon no tienen techo. Como cualquier otra tecnológica se la ha pegado con varios de sus intentos, pero el camino lo tienen claro. Puede que tarden más o menos en llegar o que los usuarios lo acepten mejor o peor, pero en el sector del eCommerce, de los pagos, de la moda, del retail, de la alimentación… cuidado con Amazon.

De pequeño me confundieron con un niño prodigio, pero una vez subsanado el error, me dedico al Periodismo, que es mejor que trabajar. Especializado en tecnología, finanzas y comunicación corporativa.
Sin comentarios

Responder

*

*